Ubicada en la Plaza de Armas, ha sido construida varias veces debido a terremotos e incendios. Miles de anécdotas han hecho de ella una verdadera historia, incluso hace pocos años atrás fue degollado un sacerdote en plena iglesia.

Un hecho aterrador fue el que quedó marcado por todos, fue la muerte del sacerdote Faustino Gazziero, degollado en la Catedral misma, por un hombre de ese entonces, 25 años, Rodrigo Orias Gallardo, quien se mantenía al tanto a la espera de que terminara la misa que realizaba el cura Gazziero por la muerte del Apóstol Santiago.

“Feliz aquel servidor a quien su señor, al llegar, encuentre ocupado en este trabajo. Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes”, dijo casi al finalizar la ceremonia y concluyó “pueden ir en la paz del Señor”.

En uno de los tantos confesionarios, que se encuentran en la Catedral de Santiago, el joven asesino esperaba impaciente con una daga resguardada entre su ropa.

El sacerdote al terminar la misa, dedicada al apóstol Santiago, bajó del altar, mientras que, en el Templo del Señor, un ataque sorpresivo terminaría con su vida.

“¡Por Satán!”, vociferaba Orias, atacándolo bruscamente, dándole muerte al religioso.

 

La sangre empezó a derramarse y esparcirse por el piso de la iglesia, el joven sólo reía y manoseaba su ropa con sus manos llenas de sangre, dejándola teñida roja.

 

“Misión cumplida”, era lo que pensaba, había cumplido la orden que, según él, le habría enviado “su Dios”. Esa era la creencia que mantenía, dándole esto, una satisfacción inmensa y una tranquilidad consigo mismo.

“Soy una persona inmensamente católica, por lo que esta situación me causo un dolor interior tremendo, hasta el día de hoy, rezo por el sacerdote e incluso por el asesino, para que por favor se pueda sanar y cambiar esa visión terrorífica del mundo”, comentó muy apenada la creyente, Sofía Merino.

Son momentos que siempre van a estar presentes, al entrar a la Catedral, para muchos, a pesar de la paz y tranquilidad que les entrega, se les viene aquel recuerdo oscuro, aquel que nos impactó hace unos años atrás, y que siempre será parte de la historia de la Catedral.

“Es un lugar especial, entro y me siento en paz, pero no todo es bueno, muchas veces me produce un miedo inmenso”, dijo Sofía Merino

Se centra en la misma Plaza de Armas, que esta se encuentra ubicada en el centro mismo de Santiago, entre las calles Catedral y Monjitas por el norte, 21 de mayo y Estado por el este, Compañía y Merced por el sur, el Paseo Ahumada y el Paso Puente por el oeste.

La Catedral enfrento…

Cambios… ¿Buenos o malos?

Una y otra vez ha sido restaurada la Catedral de Santiago, debido a sismos e incendios que se han presentado durante el paso de los años. Sigue ubicada en el mismo lugar, pero esta ha ido teniendo varios cambios, partiendo por su tamaño e incluso hasta por donde se accede a ella, y varios otros más.

Un antes y un después…

Iglesia Catedral de Santiago

 

Está ubicada entre las calles Catedral, Banderas y Plaza de Armas, y su acceso está por la misma plaza.

Se comenzó a construir en el año 1566 siendo esta terminada aproximadamente en 1600. La primera, fue de un tamaño mucho más pequeño que la que podemos ver en la actualidad. A pesar de que su tamaño no era el mismo a la actual, fue muy hermosa por sus particulares y bellos adornos.

Su acceso era por la calle Catedral, cosa que se conservó hasta el siglo XVIII.

 

Un terremoto en el año 1648 arruinó gran parte de esta, sin embargo fue retocada con la ayuda de fray Gaspar de Villaroel. Esta obra no fue bien desarrollada y por lo mismo, años más tarde un temblor acabó con la Catedral, dejándola en el suelo.

La segunda construcción se empezó en 1662, la restauración de esta no fue simple, tardó varios años. Ya en los años 1660 se fundaba la Catedral oficialmente como la principal arquidiócesis de Chile. Pero por mala suerte, nuevamente un sismo, en el año 1730, terminó por arruinarlo todo. Esta situación dio pie a que se volviera a construir, ya que los arreglos que le habían hecho a la primera edificación, sólo habrían sido un gasto innecesario de plata y de tiempo, ya que luego de 40 años, un temblor había destruido todo.

 

Luego en 1748, se decidió construir una nueva Catedral. Está estaría situada hacía la Plaza de Armas y su tamaño debía ser mucho más grande que las anteriores.

 

 

 

La Actual Catedral

El nuevo edificio fue construido por Matías Vásquez Acuña, quien tuvo la tarea de realizar una catedral de mayor tamaño y que fuera firme, resistente a cualquier próximo terremoto. Quien se involucró por completo en este proyecto fue el obispo de Santiago, Juan González, gracias a su apoyo se hizo más simple la restauración de esta.  A pesar de que mientras se construía hubo un incendio que dio fin a la mayor parte de obras que se mantenían desde el siglo XVII, el proyecto siguió adelante y con más fuerza y motivación que nunca.

En 1780 el arquitecto Joaquín Toesca es quien tuvo el deber de terminar con la Catedral, su tarea no era fácil, él debía realizar la parte delantera de esta, quien finalmente le dio un estilo clásico barroco. Aun así los habitantes de Santiago no quedaron contentos con su trabajo.

En 1840 el Papa Gregorio XVI fue quien le entregó por fin el nombre de “Catedral”, pero al no ser esto algo forman, finalmente fue en 1873, el Papa Pío IX, quien le otorgó el nombre.

Pero finalmente se le dio órdenes estrictas de realizar grandes cambios en esta, en un principio no existían las torres, y luego estas fueron construidas a fines del siglo XIX.

Posteriormente el Arzobispo decidió darle fin a la Catedral, fue entonces Ignacio Cremonesi quien se encargó de esto, dándole termino en el año 1906, santificando por fin el templo religioso.

 

La iglesia por dentro quedó conformada por tres naves, una en su centro, teniendo esta mayor altura, y dos laterales. Frente al altar mayor se sitúa el coro y más adelante el lugar donde se sientan los fieles.

Está decorada con pinturas y dorados, se puede ver que en cada espacio de la pared hay un santo, en el cual se puede rezar. Además hay varios confesionarios.

Hay enormes pilares y su altura es impresionante. Es un lugar inmenso

“Yo vengo por lo menos una vez a la semana, es lo que trato, tengo mis santos preferidos, o más bien a los que siempre les rezo, me siento en paz conmigo misma, además que es maravillosa la Catedral”, dijo una señora que se encontraba en el lugar.

Como era tradición en la colonia y hasta el siglo XIX, existen muchas tumbas de próceres ligadas a la Independencia, como también de soldados de la Guerra del Pacífico.

Además se encuentra el Museo de Arte Sagrado, que cuenta con tres salas, Sacristía, Sala capitular y la Biblioteca. En ella se puede encontrar valiosos adornos y manuscritos de los siglos XV!, XVII y XVIII. Resaltan algunos manuscritos, el Reloj de los jesuitas, de madera, óleos, telas barrocas, entre otras cosas.

Sus alrededores

A un costado de la Catedral se observa la presencia masiva de ciudadanos peruanos, ese sector lo han denominado un punto de encuentro, en donde han conformado una especie de “barrio peruano”.

“Me siento como en mi Perú, los motivos del por qué nos reunimos acá, no los se, pero se ha hecho una tradición y me encanta”, comentó Blanca, peruana que lleva más de cuatro años en Chile y que trabaja de empleada domestica.

Esta “plaga”, como lo llaman muchos, nos quitan gran espacio de nuestra plaza, provocándose gran congestión. Hacen de este lugar su centro de reunión, incluso hasta almuerzan ahí. La suciedad que dejan es evidente provocando malos olores que muchas veces no te dejan mi respirar tranquilos.

¿Por qué no se juntan en sus casas?

“No es la idea discriminar, pero es indecente que se junten a ensuciar nuestra ciudad, nuestro país, por qué no lo hacen en el suyo por último”, sostuvo indignada residente del barrio. “Parecen lagartijas al sol”

“Es así como la contaminación es cada vez mayor, no ayudan, si no que la empeoran”, fueron los comentarios de varios residentes de Plaza de Armas.

La Catedral al estar rodeada de este ambiente, hace que muchos no les den ni ganas de aparecerse por ahí. Los mismos residentes comentan que para ellos, muchas veces salir es una tortura.

“Mucha gente, no se puede caminar tranquilo, entre los olores, que te pueden robar, yo si no viviera acá no vendría nunca, una vez a las miles a la Catedral o a un asunto particular, pero con esta gente, no dan ganas”, reclamó señora del sector.

No sólo son los peruanos los que rodean el lugar, además en el centro de la ciudad, mientras muchos se confiesan ante Dios, personas, turistas extranjeros, circulan y transcienden por la Plaza de Armas. Es un lugar netamente turístico. Fotografían cada lugar que allí se encuentra, lugares hermosos, como lo es la misma Catedral o el correo, son lugares que no se pueden dejar de visitar, lugares que son parte importante de nuestra historia.

Más es la gente que viene de otras partes, especialmente de otros países, son los que se dan el tiempo de venir a conocer y recorrer la Plaza de Armas y sus lindos alrededores, como lo es La Catedral, pero los santiaguinos, por qué muchos de nosotros aun no lo conocemos, siendo este el centro de la ciudad, en donde se encuentran lugares imperdibles de nuestra trayectoria.

.

 

Destacados:

“El sacerdote al terminar la misa, dedicada al apóstol Santiago, bajó del altar, mientras que, en el Templo del Señor, un ataque sorpresivo terminaría con su vida.

“¡Por Satán!”, vociferaba Orias, atacándolo bruscamente, dándole muerte al religioso.”

 

No sólo son los peruanos los que rodean el lugar, además en el centro de la ciudad, mientras muchos se confiesan ante Dios, personas, turistas extranjeros, circulan y transcienden por la Plaza de Armas.”

 

“Yo vengo por lo menos una vez a la semana, es lo que trato, tengo mis santos preferidos, o más bien a los que siempre les rezo, me siento en paz conmigo misma, además que es maravillosa la Catedral”,


Recuadros:

1)     La historia de la Plaza de armas, es una historia llena de significados, puesto que surgió en conjunto con la fundación de la ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura, el 12 de febrero de 1541. El plano en forma de damero (semejante a un tablero de ajedrez) planificaba la construcción de una plaza central en torno a la cual se erigirían los principales edificios administrativos. En torno a la plaza nacieron los mercados, pues las carretas con mercancías que llegaban a esta zona, en la época de la Colonia. En los años siguientes, la idea de una cuadra totalmente llena cambió y en 1860, siguiendo conceptos arquitectónicos europeos, la plaza fue forestada al instalar árboles y bellos jardines. Entre 1998 y 2000, una polémica renovación de la zona dio origen a la actual plaza. Esta plaza, mezcla sectores de explanada para actividades culturales (copia similar al Zócalo de Ciudad de México y a las Plazas de Toros de algunas ciudades latinoamericanas), especialmente la de los clásicos pintores y humoristas, jardines y una pérgola central para la ejecución musical de la banda municipal.

2)     Cada situación que se ha vivido en este lugar, ha hecho que la Catedral tenga un antes y un después, independiente de sus construcciones, si no que centrándose en los cambios que se han vivido en Santiago, más bien en el centro mismo, como la llegada de miles de peruanos, esto ha hecho un cambio., además de los peligros que hoy en día se viven en el país, y en gran parte del mundo, ya no es lo que era antes. Antiguamente este barrio era diferente al igual que muchos otros que han ido perdiendo gran prestigio a través de los años y cambios que ha

     sufrido nuestra sociedad.

3)     La Catedral en sus muros lleva imágenes de santos, la imagen de la “Virgen del Carmen”, tras el púlpito de la “Virgen de La Asunción”.

Dentro de la Catedral, se encuentran muchos santos, y en cada uno de ellos se ve escrito una oración como esta: Oración a San Miguel: San Miguel Arcángel, defiéndenos en las luchas de esta vida; sé nuestro amparo contra la perversividad y asechanzas del demonio; reprímele Dios, pedimos suplicantes, y tu príncipe de la milicia celestial, arroja en el infierno, con el divino poder, a Satanás y demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para alejarnos del amor de Dios y del amparo de María. Amén.

     4)  Existen muchos robos en la Plaza de Armas, es por lo mismo que mucha    gente ya no va al centro. Por lo mismo no bajan de cierta comuna, ya que no quieren arriesgarse a pasar un mal momento. Antiguamente esto no pasaba, el centro era recorrido por la gente más bien evaluada dentro de la sociedad chilena. Actualmente la gente q circula por el sector, anda con miedo, ya que son muchos los asaltos que allí se producen.

 

 


 

Anuncios

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!